Terapia blanco-dirigida, esperanza en cáncer de páncreas

Estudio muestra incremento en la supervivencia con terapia blanco-dirigida en subgrupo de pacientes con cáncer de páncreas metastásico.

TERAPIA BLANCO-DIRIGIDA EN CÁNCER

Los pacientes con cáncer de pulmón con mutación del EGFR, con cáncer de mama con amplificación del HER2, o los tumores estromales gastrointestinales, reciben terapia anti-EGFR, anti-HER2, o imatinib porque estas drogas “silencian” o “apagan” el EGFR, HER2 y c-Kit, respectivamente. Como resultado del silenciamiento de éstos genes llamados conductores, muchos de los tumores que se asocian a ellos disminuyen su tamaño, y la supervivencia se prolonga. Estos son ejemplos de terapias blanco-dirigidas. Las terapias blanco-dirigidas se han convertido en terapias estándar en gran cantidad de tumores y son particularmente útiles cuando una proporción relativamente grande de pacientes con un tipo específico de tumor también poseen la alteración molecular “accionable” (medio traducción del actionable del inglés), como sucede en cáncer de pulmón, mama o GIST, en los ejemplos anteriores. Es importante resaltar que el beneficio de la terapia blanco-dirigida se circunscribe a los tumores que exhiben el blanco.

ALTERACIONES MOLECULARES ACCIONABLES EN CÁNCER DE PÁNCREAS.

Es así que alrededor del 25% de los cánceres de páncreas albergan alteraciones moleculares accionables, definidas como alteraciones moleculares para las cuales existe evidencia clínica o preclínica fuerte de un beneficio predictivo de una terapia específica. El programa Know Your Tumor (KYT) incluye pacientes de Estados Unidos con cáncer de páncreas y permite a los pacientes someterse a un perfil multi-ómico disponible comercialmente para proporcionar opciones de terapia adaptadas molecularmente y recomendaciones de ensayos clínicos.

TERAPIA BLANCO DIRIGIDA EN CÁNCER DE PÁNCREAS – HIPÓTESIS Y DISEÑO DEL ESTUDIO

Esta plataforma fue utilizada por Michael J Pishvaian y colaboradores quienes publican en Lancet Oncology los resultados del estudio: “Supervivencia general en pacientes con cáncer de páncreas que reciben terapias combinadas después de la elaboración de perfiles moleculares: análisis retrospectivo del registro Know Your Tumor (KYT)”. En este estudio se buscó determinar si los pacientes con cáncer de páncreas cuyos tumores albergaban alteraciones moleculares accionables y quienes recibieron terapia molecularmente adaptada tuvieron una supervivencia general media más larga que pacientes similares que no recibieron terapia molecularmente compatible.

Es así que se realizó un análisis retrospectivo, de los tratamientos y los resultados de supervivencia de pacientes con cáncer de páncreas, inscritos en el programa KYT y que recibieron resultados de pruebas moleculares. Se comparó la supervivencia global media en pacientes con mutaciones accionables que fueron tratados con una terapia compatible con aquellos que no fueron tratados con una terapia compatible.

También puede leer: PALB2, otro gen en cáncer de mama hereditario

RESULTADOS: LA TERAPIA BLANCO-DIRIGIDA AUMENTA LA SUPERVIVENCIA

De 1856 pacientes con cáncer de páncreas del programa KYT, 1082 (58%) pacientes recibieron informes personalizados basados ​​en los resultados de sus pruebas moleculares. Se identificaron alteraciones moleculares accionables en 282 (26%) de 1082 muestras. Entre 677 pacientes para los que había resultados disponibles, 189 tenían alteraciones moleculares accionables. Los 46 pacientes con alteraciones moleculares accionables que recibieron una terapia apropiada para la alteración molecular tuvieron una mediana de supervivencia global  de 2.58 años, significativamente más larga que la de los 143 pacientes que tenían alteraciones moleculares accionables pero que no recibieron terapias diseñadas a antagonizarlas, que fue de 1.51 años. En otras palabras, la administración de terapia blanco-dirigida se asoció a un incremento en la supervivencia del 58%. De igual forma, los pacientes que recibieron tratamiento blanco-dirigido tuvieron mejor supervivencia que los 488 pacientes a quienes no se les encontraron alteraciones molecularmente accionables. Éstos últimos tuvieron una supervivencia mediana de 1.32 años. Tal vez lo más interesante del estudio es que la supervivencia de los pacientes con cáncer de páncreas que tenían mutaciones accionables y no recibieron terapia dirigida no fue distinta de la del grupo de pacientes sin mutaciones accionables.

KONKLUDO

Esta evidencia del mundo real sugiere que la adopción de la medicina de precisión puede tener un efecto sustancial sobre la supervivencia en pacientes con cáncer de páncreas, y que los tratamientos guiados molecularmente dirigidos a los conductores oncogénicos y la respuesta al daño del ADN y la vía de reparación justifican una evaluación prospectiva adicional.

Leer noticia anterior

PALB2, otro gen en cáncer de mama hereditario

Leer siguiente noticia

La FDA aprueba neratinib para la mama metastásica HER2 positiva

Gracias-por-tu-asistencia-_800w_

Inicio de sesión Zona de Miembros ACHO